Cata Las Arenas

Sociedad de Cata de Vinos

CÓMO CATAR EL VINO EN CASA

CÓMO CATAR EL VINO EN CASA I

UN JUEGO ENTRE AMIGOS

Reforzar la cultura es incrementar el placer, y es lo que pretende el suplemento Gourmet’s con estas sencillas recomendaciones y consejos para llevar a cabo una cata de vinos entre amigos o familiares. Nuestras recomendaciones se basan siguiendo los parámetros de la experiencia profesional de acuerdo a la cata comparativa de vinos, pero las distintas prácticas de cata que aquí proponemos se rigen bajo un criterio pedagógico y de ocio, y se anteponen siempre a la prioridad del ambiente relajado, lúdico y hedonista, y a la degustación por placer, para que el aficionado descubra jugando aquellos vinos que más le gustan mediante la simple comparación gustativa.

EL MARCO IDEAL.

La sala

 Debe reunir a los amigos o invitados en una sala bien iluminada y aprovechar, si es posible, la máxima luz natural o, en su defecto, una luz que no modifique los colores de los vinos, evitando en lo posible las luces fluorescentes.

 La mesa

La mesa debe ser suficientemente amplia para acomodar las copas ante el catador y disponer de un fondo o mantel blanco para que el color del vino resalte y no se modifique.

La temperatura del ambiente

La temperatura ambiental debe ser agradable, ni demasiado fría ni excesivamente calurosa; entre 18 y 20 grados es muy correcta, aunque la temperatura ambiental se sitúa, realmente, sobre los 22 grados.

La temperatura de los vinos

Incluso en una cata, hay que procurar degustar siempre los vinos a su mejor temperatura de servicio, es decir, a la misma temperatura que se tomarían en la mesa. No obstante, la regla más importante a tener en cuenta en una cata comparativa es que todos los vinos a degustar deben estar a la misma temperatura. Recuerde que por debajo de 6ºC no se perciben aromas.

Los vinos dulces y los espumosos pueden servirse a 7ºC. En líneas generales, los vinos blancos y los rosados son mejores si se degustan a una temperatura baja, entre los 8ºC y 12ºC, mientras que la temperatura de los tintos debe ser tanto más acorde con la temperatura ambiental cuanto más tánicos y amargos sean, aunque en ningún caso deben superar los 18ºC.

Si en la estancia donde se vaya a efectuar la cata hay un elevado nivel de calefacción, los vinos deben permanecer en una estancia más fresca hasta el momento de ser probados. No obstante, le recomendamos que intente mantenerlos a una temperatura estable, incluso con la ayuda de cubiteras con agua, y algunos cubitos de hielo, si fuera necesario.

Los olores

El ambiente no debe estar enrarecido con olores extraños, como tabaco, perfumes, comidas, ambientadores, flores…

¿Cuándo?

Está demostrado que la sensibilidad del catador está más despierta antes de la comida del mediodía, pero también puede llevarse a cabo a media tarde. En cualquier caso, una cata entre amigos se desarrolla más comúnmente por la noche, antes de la cena, pero tenga en cuenta que no puede apreciarse correctamente un vino después de haber ingerido destilados y bebidas de trago largo, licores, aperitivos salados, queso, café o chocolate, y tampoco después de haber fumado recientemente.

Complementos

Entre vino y vino

Es importante que los catadores dispongan de algunas rebanadas de pan o grisines para limpiar el paladar después de la degustación de cada vino: comer un pedazo de pan no es solo recomendable, sino que no compromete en absoluto la receptividad del paladar. No obstante, puede romper la sobriedad del acto sirviendo unos sabrosos aperitivos a base de fiambres, patés, quesos…

Cubitera

Los catadores profesionales no tragan el vino para evitar el más mínimo riesgo de ebriedad y mantener el espíritu claro, ya que deben analizar muchos vinos en el transcurso de una sola sesión. En nuestro caso, degustar cuatro, seis u ocho vinos no implica un gran riesgo. Sin embargo, también puede disponer de un recipiente con serrín o una simple cubitera vacía, para aquellos invitados que prefieran no tragar los vinos.

La copas

La elección de las copas es muy importante. En general, las copas deben ser finas, totalmente incoloras y sin fantasías, ligeramente cerradas, y siempre una copa limpia por vino.

Fuente: elPeriódico.com

CÓMO CATAR EL VINO EN CASA II

Sigue jugando

Catar o degustar un vino son dos conceptos diferentes, parecido al de oír o escuchar, pero en ambos casos es algo más que simplemente beberlo. De hecho, es penetrar en todos sus secretos, donde el color, el aroma, el sabor, e incluso las sensaciones táctiles que produce el vino en el paladar, desvelarán su naturaleza y las cualidades de una botella frente a otra.

Es evidente que la sensibilidad puede variar de una persona a otra, pero saber apreciar la cualidad de los vinos es más una cuestión de experiencia que un don natural. Ante todo: ¡No se desanime! ¡Inténtelo!… Y ¡descúbralo jugando!

Tipos y variantes

La única regla general a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo una degustación de vinos, es que estos deben presentar la misma tipología. Es la base de la cata comparativa. Es decir, no se pueden mezclar en una cata comparativa vinos blancos y tintos, o rosados, o espumosos o vinos especiales, o dulces y secos, etcétera. Además, una cata comparativa con cierto rigor, debería realizarse siempre con vinos procedentes de la misma cosecha. Una vez decidido el tipo de vino a degustar, las catas pueden organizarse de manera diferente.

Catar a ciegas

Es aquella en que todos los vinos se presentan con sus credenciales ocultas, etiqueta, contraetiqueta y collarín, incluida también la cápsula del cuello de la botella, ya que muchas bodegas imprimen en ellas el nombre del vino o el de la bodega. Para ello, lo más fácil es envolver totalmente la botella –por ejemplo con papel de plata– y numerarla aleatoriamente, ya que de esta forma los catadores no poseen ninguna información que permita identificar los vinos que se someten a juicio. 

Luego, una vez concluida la degustación y entregada la puntuación, nos permitirá descubrir la identidad de cada vino. El resultado de estas catas son sorprendentes, ya que se busca siempre la máxima objetividad del catador.

Cata abierta

Es aquella que se lleva a cabo con las credenciales de las botellas de vino descubiertas. Es un tipo de cata mucho más hedonista, menos objetiva y más informal, en la cual se concede más importancia al placer que al propio juicio sensorial del vino, ya que el catador conoce en todo momento la identidad del vino, la marca, la bodega y el lugar de procedencia de cada vino.

Cata vertical

Puede realizarse en la modalidad de cata ciega o abierta, y es la que se lleva a cabo con botellas de un mismo vino (misma marca y misma bodega), pero de diferentes añadas. Es una práctica muy gratificante y didáctica, puesto que permite observar la evolución de un determinado vino en el tiempo, identificar la calidad de una determinada cosecha, incluso la personalidad que va adquiriendo el vino con los años.

Fuente: elPeriódico.com

CÓMO CATAR EL VINO EN CASA III

Cerramos las reglas básicas del juego

Sea una cata ciega o abierta la degustación comparativa de vinos es una práctica destinada a resaltar sus diferencias, pero, a veces, la elección de los vinos también puede hacerse de acuerdo a unos parámetros más concretos, aunque en cualquier caso hay que elegir vinos de un mismo color –blancos, rosados, tintos, etcétera– y de una misma añada o, en todo caso, de una misma tipología, como serían los jóvenes, crianzas, reservas, grandes reservas.

La elección del vino

Por variedad de uva

Se eligen los vinos elaborados con una misma variedad de uva o con una uva predominante cuando se trate de vinos de copaje o mezcla. Es una acotación importante en cualquier tipo de cata comparativa, ya que la tipología de los vinos está muy ligada a la personalidad de la uva. De hecho, querer comparar un tinto de merlot con un cabernet sauvignon, o un chardonnay con un macabeo, es un ejercicio siempre peligroso, aunque en este caso, su práctica también perfilará nuestra preferencia personal.

Por país

Una vez determinada la tipología de los vinos, se pueden degustar vinos procedentes de un único país de origen, incluso reducirla a una denominación de origen concreta.

Por denominación de origen

Salvaguardando la norma de su tipología, se pueden elegir vinos procedentes de diferentes denominaciones de origen, pero también vinos de una determinada denominación de origen. La denominación de origen (DO) es la mención que ampara en España a los vinos de calidad obtenidos en zonas delimitadas, elaborados según un reglamento preciso (variedades de cepa, rendimiento por hectárea, grado alcohólico, procedimiento de vinificación, cualidades organolépticas, etcétera).

Por precio

Una vez establecidos todos los parámetros de selección que se quieran, todavía se puede acotar la elección de los vinos por su precio de venta en el mercado. Esto nos invitará a elegir cualidades similares, y su degustación nos permitirá evaluar la calidad de los mismos, al margen de poder establecer de antemano el presupuesto económico de la degustación.

La compra 

Este apartado no tiene más complicación que elegir y adquirir los vinos de acuerdo a la cata-degustación que se quiera llevar a término. No obstante, ya que una de las principales finalidades de estos consejos es potenciar una agradable reunión entre amigos o familiares para contribuir a promocionar y divulgar la cultura del vino, nuestro consejo es que se intente establecer de antemano una serie de catas distintas, y programarlas en el tiempo; por ejemplo una cada mes, o cada quincena o, incluso, semanal.

Dividir costes

Se puede establecer que cada uno de los componentes o invitados a la cata aporte una botella de vino con las características determinadas de acuerdo a la cata programada para ese día, incluso ya preparada (tapada con papel de plata) para realizar la cata a ciegas.

La rotación

Otra fórmula cómoda y económica es la rotativa Es decir, que una persona del grupo se responsabilice de la adquisición en secreto de todos los vinos a catar ese día, y los aporte igualmente preparados para desarrollar una cata a ciegas.

Tanto una como otra, son fórmulas muy válidas para repartir costes y, además, siempre será un motivo de sorpresa para los demás componentes o invitados del grupo.

Número de vinos por sesión

Degustar seis vinos es una cantidad idónea para pasar un rato agradable y, además, este número de vinos no fatiga en absoluto el paladar. No obstante, el número de vinos a catar puede disminuirse a tres, cuatro o cinco botellas, o por el contrario aumentarlas hasta un total de siete, ocho, nueve o más vinos por sesión. 

Las anotaciones

Siempre recomendamos que una cata de vinos se realice en silencio y de manera individual. Por ello, el hecho de tomar notas durante la degustación supone cierta disciplina y la búsqueda simultánea de los términos que permitirán describir el vino que se está catando.

Además de la descripción oral o escrita del color, al aroma y el sabor, una buena nota de degustación debe incluir una descripción relativamente objetiva del estilo general del vino (corpulento o ligero, de una acidez débil o vivaz, con aromas simples o complejos, etcétera), de sus sabores y de su calidad. Para entendernos, esto equivale a describir la talla, la corpulencia y el color de la piel de una persona, antes de intentar describir su personalidad.

Esta evaluación simple debe combinar, en lo posible, la opinión subjetiva (le ha gustado o no le ha gustado) con una apreciación más objetiva de su calidad en relación a su tipo y a las acotaciones establecidas en la degustación.

Sea honrado al transcribir sus evaluaciones y consecuente en sus conclusiones. Tenga confianza en su paladar a lo largo de cualquier degustación comparativa, pero tampoco dude a la hora de revisar sus juicios o modificar sus primeras evaluaciones en torno a cualquiera de los vinos, sobre todo los dos primeros. Para ello, Gourmet’s le reproduce una sencilla ficha personal de cata para valorar de forma global las tres principales percepciones sensoriales del vino: vista (de 0 a 5 puntos), aroma/sabor (de 0 a 10 puntos), y gusto/equilibrio (de 0 a 5 puntos).

Fuente: elPeriódico.com

One Reply to “CÓMO CATAR EL VINO EN CASA”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.